0

Las encías II. La periodontitis (piorrea)

Compartir <br/>en Facebook Texto publicado por el
2

 

El doctor Manuel Menéndez Collar,  colaborador del  programa de salud de 15 minutos que dirige José Ignacio Blanco , amplía en este vídeo la información sobre las encías.

¿Que puede hacer el propio ciudadano para evitar la aparición de la inflamación gingival?

La gingivitis se produce como consecuencia de una respuesta inflamatoria de la encía frente a la presencia de bacterias de la placa dental. Lo mejor que se puede hacer para evitarla es tener una higiene oral correcta, lo que implica utilizar cepillos dentales y eliminar también  la placa entre los dientes, o bien con hilo, o bien con otros instrumentos como los cepillos interdentales. Además será necesaria la utilización de la pasta de dientes, que tiene dos funciones: dar sabor y aportar fármacos como flúor u otras moléculas que pueden favorecer la remineralización del diente y, por otra parte, el control de algunas especies bacterianas.

Además de una higiene oral correcta y con una frecuencia correcta, a ser posible después de las comidas (unos 15 minutos después, no justo inmediatamente) es necesaria una visita periódica al odontólogo. Se recomienda cada seis meses si la situación es de salud. Si ya existe una enfermedad, esta frecuencia se puede ver reducida en función de lo que el profesional considere conveniente, sobre todo para evitar que siga evolucionando el problema y pueda llegarse a una Periodontitis que pueda ocasionar el que se muevan los dientes.

Una Periodontitis se caracteriza por la pérdida de soporte alrededor del diente. La causa más frecuente es la bacteriana, pero hay otras causas, por ejemplo mecánicas, como la maloclusión por una malposición dental, que puede dar lugar también a la pérdida de soporte. Este cuadro  de Periodontitis “mecánica” puede ser más grave cuando tenemos un periodonto fino, es decir, una encía muy fina. Si además el hueso que hay alrededor del diente es muy estrecho, lo normal es que tengamos una pérdida de posición de la encía  respecto a la ideal. Dicha  periodontitis, en este caso, no es infecciosa. Hay también otras causas, como pueden ser las de origen hormonal, causadas por fármacos,  por virus… que pueden contribuir a pérdida de soporte del diente. En la mayoría de los casos ésta pérdida no se recupera pero en algunas situaciones como por ejemplo, cuando la causa es  mecánica u oclusal,  si se interviene  a tiempo y se aplica el tratamiento correcto la pérdida de soporte se puede resolver.

Nos vamos a centrar ahora en la Periodontitis de origen bacteriano relacionadas con las bacterias de la placa dental.Toda Periodontitis infecciosa de relacionadas con bacterias de la placa dental comienza por una gingivitis, lo cual no quiere decir que todas las Gingivitis acaben en Periodontitis. Si tratamos la Gingivitis no sólo resolvemos este problema, sino que prevenimos también  la Periodontitis. Hoy día no tenemos herramientas diagnósticas suficientes para saber con certeza qué gingivitis van acabar desencadenando una periodontitis, pero lo que sí sabemos es que hay diferentes factores de riesgo que están asociados al inicio y a la progresión de la enfermedad periodontal.

¿Por qué unas personas sufren Periodontitis y otras no? Todo el mundo conoce personas que no se limpian adecuadamente los dientes y no han desarrollado una Periodontitis, sin embargo hay otras personas que se limpian los dientes dos o tres veces al día manteniendo una higiene correcta y sin embargo la Periodontitis aparece. Ésto es consecuencia de un desequilibrio entre las “defensas del paciente”, su sistema inmune, y la agresión de estas bacterias. Además, hay otra serie de factores de riesgo que hacen que la enfermedad evolucione más rápidamente pero no la inician por si mismos, como, por ejemplo, el consumo de tabaco, la mala higiene, la malposición dental, la ausencia de dientes, enfermedades como la Diabetes… es decir , que existen  una serie de variables que si están presentes hacen que la enfermedad vaya más rápido. Además, hoy también sabemos que hay ciertas alteraciones genéticas que dan lugar a algunas formas de Periodontitis muy agresivas. Por ejemplo, en el cromosoma dos hay una localización que determina una síntesis de interleucina beta uno de mayor nivel que el normal y esta “mayor” cantidad disponible de esta molécula ocasiona una inflamación mayor que la normal . Esta inflamación produce la destrucción del diente más rápido, habiendo personas con edades tempranas de  veinte a treinta años ya tienen un problema periodontal de este tipo. Son  Periodontitis Agresivas que evolucionan muy rápido. Son muy poco frecuentes,  pero es un hecho muy traumático porque el pronóstico a largo plazo no es bueno. En este caso todavía estamos conservando los dientes, pero no tenemos aún herramientas que nos permitan pronosticar si vamos a ser capaces de controlar la enfermedad y poder mantener los dientes en boca a esta persona hasta que tenga 80 años. Puede darse también el caso, por ejemplo, de una pareja que tenga una adecuada higiene buco dental y uno de ellos desarrolle periodontitis y otro no. Lógicamente se produce con frecuencia un intercambio salival pero la persona sana no se contagia. ¿por qué se produce esto? Sabemos ya desde hace 20 años, a través de los trabajos de la doctora  Birgitta von Troil-Lindén de la Universidad de Helsinki (Finlandia), que puso en evidencia la transmisión horizontal de las bacterias peridonto- patógenas,  que en parejas que llevan conviviendo más de 20 años se produce una transmisión de bacterias de un un miembro a otro es decir, que las bacterias que una persona tiene en la boca se las transmite a su pareja. ¿Entonces por qué éste último no desarrolla la enfermedad? Pues porque esta persona es resistente a la periodontitis. Esto no quiere decir que no tenga que hacerse pruebas, ya que es un reservorio, es decir, un almacén de bacterias, que va a volver a re-infectar a su pareja, a la persona que es propensa a parecer el problema,  por eso se recomienda, cuando un miembro de la pareja sufre un problema periodontal,  hacer un screening diagnóstico de su pareja. .

Si una persona parece una Periodontitis y no ha tenido la precaución de realizar un par de visitas al odontólogo cuando está aún en salud, y después ha dejado pasar esa primera señal de alarma que es esa sangre, que se produce como consecuencia de la aparición de la gingivitis, con el paso del tiempo llega la periodontitis, con la cual se puede llegar a perder los dientes. Lo que podemos discutir es cuando va a perderlos. A partir de ese momento ¿en qué momento debemos acudir al profesional? ¿cuáles son los signos de alarma?

El sangrado de encías es un signo claro, pero no todas las formas de Periodontitis cursan con sangrado, por ejemplo, los fumadores tienen enmascarado el sangrado porque, entre otras acciones negativas, el tabaco produce una vasoconstricción en la encía.Cuando a un fumador le sangra la encía normalmente tiene ya un problema grave.

La movilidad de un diente, su desplazamiento, el mal olor de boca, la inflamación de la encía o un absceso en la encía, son otros signos de que algo va mal. En esos casos no hay que dudar, hay que acudir a un especialista para que evalúe cuál es la situación y la mejor solución posible para parar el problema,  porque con el conocimiento actual del que se dispone sobre esta materia no se puede decir que hoy día se pueda curar la periodontitis o piorrea. Lo que podemos hacer es pararla y conservar los dientes a largo plazo y, por último, mantenerla controlada para evitar la pérdida de dientes

 

Halitosis

 

El mal aliento puede no siempre surgir  por problemas estomacales como piensa la población y es dificilísimo de erradicar. En la Halitosis Oral, que es como se conoce al mal aliento, en personas sanas que sistémicamente no tengan ningún problema, por ejemplo, que no tengan cáncer o problemas digestivos… en el 87% de los casos (nueve de cada 10 personas) el problema está en la boca, es decir, que el primer profesional al que debería acudir si le huele el aliento es al dentista porque éste es el profesional que puede resolver el problema con una mayor probabilidad. En  el otro 13% el área  principalmente involucrada es el área de Otorrinolaringología: problemas en los senos maxilares o paranasales, problemas en las fosas nasales.

Dentro de ese 87% de casos de origen bucal, a su vez, el 50% son problemas de las encías y  el otro 50% son problemas de la lengua. La lengua que tiene como unos “pelitos”, que son las papilas linguales, que dependiendo de lo grandes que sean retienen más o menos placa y detritus, que serán metabolizadas por las bacterias orales y al haber mayor cantidad se que producen la halitosis oral.

¿Por qué se produce la halitosis oral?

Hoy día se han identificado  ochenta y siete moléculas relacionadas con la halitosis oral. De ellas, tres son las que más peso tiene. Estas tres moléculas son  Compuestos Volátiles Sulfurados (CVSs).  que en su mayoría son producidos en el curso del metabolismo de bacterias anaerobias, que son las bacterias que están involucradas en las enfermedades periodontales, en la Gingivitis y en las Periodontitis, es decir, que la halitosis suele ser  una señal de que tenemos un problema en las encías. Y no olvidemos que cuando se cepillan los dientes se ha de cepillar también la lengua, algo que en realidad se hace muy poco.

 

Publicado en Vídeos | Deja una respuesta Compartir <br/>en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>